ABCDEZLN

COMPARTE

al EZ
voy a escribir
una carta de amor
con el cuerpo
adoloridx por
haber buscado
la unitierra
sin encontrarla y,
en consecuencia,
haber marchado
hasta chamula,
universidad
de pueblo
y milpa.

mas,

en la red hallé
correspondencia,
de forma digital.
comparte
Numérica
las mismas inquietudes:

http://comparte.digital/

Les convocamos, pues, porque tenemos algunas preguntas que nos inquietan:



– ¿Es posible otro internet, o sea otra red?




– Sí, son posibles otras redes.

He tenido oportunidad de transitarlas. Discúlpenme si me remito a mi experiencia, no tengo otra bibliografía.

Numérica

Numérica era un bloque de notas sin título en la terminal de un call center, era minimizado a la pasada del supervisor.

Entre llamada y llamada leía el internet como utopía, la nueva imprenta, la prensa independiente, el libre fluir de la información, una nueva educación colectiva.

Era por entonces una obrerx de la información, proletariado cognitivo, que en la oficina a escondidas desarrollaba software libre.

Alojábase en un tarro reciclado que corría sobre Debian Linux, junto con un par de sitios amigxs, correos, servicios que nunca que nadie usó, enfín, fue mi laboratorio en cibernética.

Llegó a ser una capa media independientemente, que trabajaba desde casa frente a un retrato de Salvador Allende. Hacía machina chilena*.

Numérica encontró empero contradicciones.

La informática ocupa la cúspide la de pirámide del capital. Ahí me sentía.
El internet es en realidad el cuerpo del mercado global.
¿Dónde está la gran biblioteca que podría ser el Internet? Suprimida por la ley…

En eso ya es 2013, Edward Snowden destapa la hoya,


la red de redes es un dantesco aparato de vigilancia masiva y control de lxs ciudadanxs por el Estado.


La distopía de Orwell, 1984*, se hacía realidad con tan solo treinta años de retraso.

Hora de cortar el cable, cruzar la cordillera, entrar a una meditación de diez días sin hablar, e inmediatamente después, hablarlo y obtener como respuesta:

– “Vos deberías conocer las redes libres. Aquí en Córdoba hay, las he conocido, son…”.

Se escribe un correo, que sigue su camino, mi camino seguía a dedo.

Desconectado de la red,
redescubrir esa palabra,
pasar por las redes viales,
redes ferroviarias,
redes circenses,
de resistencia,
hecha de barro,
todo enredado,


pensar que las redes somos nosotrxs,


que las conexiones son las pláticas:
– “...son redes de enlaces wi-fi en malla, armadas comunitariamente con routers liberados, y gobernadas por sus comunidades…”

- ¿están hablando de redes libres? metí la cuchara.


y así fue como,
un viaje después el
Chaski tocando la kena
en el tren de
retiro a tigre,
me guió hasta el Charly
del DeltaLibre,
mero mentor en redes,
tipo mesh y fluviales.

Redes Libres



Las redes libres son redes de telecomunicaciones construídas y gestionadas por sus comunidades usuarixs.
Aquellas que conocí en Argentina consisten técnicamente en enlaces de wi-fi en una estructura de malla*), que se logran cambiándole el sistema a los routers para liberarlos. Así son transformarlos en antenas, y pueden funcionar como nodos de una red descentralizada.


Han logrado llevar conectividad a lugares aislados, como los laberintos acuáticos del Delta, o los páramos de la sierra de Calamuchita, al sur de Córdoba, en donde existe un enjambre de redes de este tipo, Quintan Libre en San José de la Quitana, Anisacate Libre, y en otros pueblos serranos.
La mayoría de estas redes están agrupadas en la sociedad civil Altermundi

Altermundi


Lo más alto que vi en redes
fue el participar en un taller con ellxs

en que se conectó un enlace wi-fi de más de 50km,
se trata del enlace troncal
que conecta un ejambre de redes libres
en la sierra de Calamuchita

con una antena ubicada
en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), ISP cordobés.
Este enlace es la salida a Internet de estas redes,
y tiene velocidad de conexión Gigabit.

Esto fue registrado por medionegro

Código Sur

Fuen en el Delta que Gui, remando de pié en una canoa, me habló por primera vez de Código Sur, colectivo con el que Numérica está mancomunada.

Fue a trabajar con ellxs que vine a Centroamérica, apyando con tecnologías libres a los movimientos sociales.

Rhizomática

Más cerca, aunque más en el futuro, existe aquí en Oaxaca una red comunitaria llamada Rhizomática, organizada en comunidades en la sierras. Tienen telefonía celular comunitaria.

Esta experiencia, y otras como la de Guifi.net, la red comunitaria que abarca gran parte de Catalunya están bien retratadas en el documental:

Telecomunicaciones independientes en resistencia

Está ya disponible para verlo en línea

De hecho, lo están alojando ustedes mismxs, pues el autor, C. Calónico, lo subió a esta misma edición del Comparte Digital.



– ¿Se puede luchar ahí?
¿No puede haber ahí resistencia y rebeldía?


– ¿La Red es un espacio de dominación,
de domesticación, de hegemonía y homogeneidad? ¿O es un espacio en disputa, en lucha?




Pienso que las redes están atravesadas por las luchas, de lado a lado, pues por un lado son parte de éstas, en tanto herramientas estratégicas de comunicaciones, o en tanto armas; y por el otro, hay luchas que le son propias a la coyuntura de 'cyberguerra’ en que nos encontramos


sin privacidad no hay libertad.

se nos coartan posibilidades de acción, al vigilarnos se nos controla.

La información es poder, para ejemplificarlo, quisiera hacer una libre asociación entre dos noticias relevantes de los últimos años.

Noticias la NSA y Dilma

Los últimos años hemos obtenido información acerca de la magnitud de la vigilancia en las redes, gracias a informantes que la han filtrado desde dentro de los sistemas.

Uno de las filtraciones más significantes ha sido, sin duda, la de Edward Snowden, empleado de un contratista privado para la NSA*. Cuando el Senado de los EE.UU de Norte América le preguntó a esta agencia si estaba interviniendo las comunicaciones de sus ciudadanos, y ésta lo negó, él que tenía acceso a estos sistemas, entendió que estaban operando ilegalmente, y como ciudadano entendió que lo que hacían era inconstitucional. Entonces, con sus accesos copió toda la información que pudo para llevarla a la luz pública.

Ésto constituyó un escándalo de proporciones, fue una noticia que remeció el ámbito pues fuimos conscientes del grado al que había llegado la vigilancia masiva; pero a la vez tuvo repercusiones políticas, al mostrar los trapos al aire, cómo estos poderes imperialistas estaban vulnerando la soberanía nacional, por ejemplo, de Brasil, cuya presidenta estaba siendo seguida de cerca, así como otros políticos, y en realidad la sociedad brasileña en grande.

Me llama la atención que hayamos asistido, tan sólo un par de años después, a un golpe de Estado parlamentario en el país más grande de Latino América, en que justamente se haya utilizado un dato dudoso de gestión estatal, para inculpar a la primera mandataria de corrupción, por un parlamento corrupto y comprado comportándose como barra brava, para implantar un neoliberalismo salvaje, de nuevo, desarmando décadas de conquistas sociales, con un gobierno impresentable, con sus mismos gestores ya presos y el presidente de facto sentado en el banquillo.

La guerra de la información

No se trata ya de una visión o una advertencia futurista como la que nos hacía Hakim Bey en los noventa, ahora la guerra de la información es la coyuntura. Ha sido declarada por los más infames poderes.

Cuando oímos en los mismos medios de EE.UU. que sospechan que sus últimas elecciones presidenciales hayan sido hackeadas, la noticias suenan a ciencia ficción.

Encima, por rusxs, quienes sí parecen fuertes en este tablero, un artículo de la revista Wired sugiere que habrían penetrado infraestructuras gubernamentales, siendo capaces, por ejemplo, de apagar la red eléctrica ukraniana.

Internet

Lo cierto es que su escalada nos pasó desapercibida, ingenuamente nos enredamos en “Internet” sin entenderlo; otros lo entendieron mejor, compraron nuestros datos, invirtieron en robots que calcularan qué realidad mostrarnos, y llegaron a presidentes del Imperio.

Recordemos qué era Internet.

Arpanet era una red descentralizada para que, en caso de ataque nuclear, los militares yanquis pudieran mantener un máximo de enlaces de comunicaciones. Era del ejército y luego tuvo acceso la academia, quienes siempre han tenido relaciones carnales con el aparato industrial-militar, pues son su escuela.

En los 90’ Bill Clinton abrió parte de la red al público, con el fin de hacer posible el comercio electrónico, es lo que hoy llamamos Internet. Junto con una nueva economía, la economía de la información, venían aparejadas estas nuevas formas de dominación global.

Corp.com

Esta es la cuna de las corporaciones más grandes hoy en día, actores en la escena de un guión dirigido por sus socios gubernamentales.

No creo en ese discurso según el cual las redes sociales hayan facilitado la organización de supuestas 'revoluciones’ en las últimas décadas, más bien, viendo a la postre el resultado de éstas, sospecho que estas empresas hayan sido utilizadas para manipular a la opinión pública a favor de intereses intervencionistas norte americanos.

En fin,

– No, no existe lucha alguna desde las llamadas redes sociales.

(En particular, tenemos que hablar de FBIbook.)

Panóptico

Cada vez que nos comunicamos por sus medios los estamos alimentando, les estamos entregando nuestros mensajes, el mapa de nuestras relaciones, de nuestras ideas, nuestra ubicación presente, las imágenes y sonidos de nuestras memorias íntimas.

El panóptico es un gran confesorio, pero a la vez un gran delatorio. Cada vez que etiquetamos a alguien, asociando su nombre con su rostro, hicimos un trabajo que antes era bien pago a elegantes funcionarios de chaqueta, sombrero y lentes. Los algoritmos de inteligencia artificial ya así alimentados, pueden hacer reconocimiento facial y, ahora automáticamente cada vez que subimos una foto a estas redes estamos delatando la presencia de lxs compas en ese lugar en ese momento. Veo el biopoder que se ejerce sobre nosotrxs haciéndonos sus agentes inconcientemente.

'Cyber’activismo

Es probable que estas 'redes sociales’ sí hayan sido utilizadas para organizarse en incontables ocasiones, pero que en comunicación de tal índole estemos eligiendo de intermediario a las agencias espías del país que nos oprime, es una pésima estrategia, por decir lo menos.

Pienso que las redes informáticas son un medio, pero nada más; pueden servir, claro, para leer, páginas, libros, bibliotecas, conciertos, materiales digitales. No debiéramos confundirnos con ellas, en ese sentido ser materialista digitalmente.

Pero podríamos ocupar cualquier otro medio, por ejemplo, caminar y encontrarse.

medios libres

Panfletos, afiches, graffitis, radios pero comunitarias, redes pero libres… y yá en lo virtual, no muros, que son mares de información basura, sino clásicas páginas web, con una dirección para leer.

Porque existe también una lucha por los medios, que se desarrolla en los medios de comunicación. Esta es una lucha por la hegemonía ideológica, en cuanto los medios están mayoritariamente en propiedad del capital, quien es así capaz de imponer su punto de vista – o su posverdad.

Frente a lo cual existe la posibilidad concreta de levantar medios libres a partir de la tecnología de la computación personal, y producir contenidos desde una mirada local de la realidad, e independiente de los poderes globales.

En ellxs descansa la posibilidad que tenemos de informarnos desde las verdades, que no son un punto de vista, sino una esfera compuesta de infinitos puntos de vista, o al menos así me la imagino.

uso rebelde

Nos queda la enorme tarea colectiva educación popular, la de concientizarnos y comprender no sólo el Internet sino la sociedad que estamos viviendo, y aunque los códigos en las pantallas negras parezcan ilegibles, me parece que la parte tecnopolítica es aún más compleja. Sin embargo, toca hacerlo, es de uno o cero.

Mientras tanto, creo que el márgen de resistencia que nos queda se encuentra en el uso rebelde de la tecnología, en la medida que conozcamos en profundidad sus mecanismos, seremos capaces de hacer una finta, eludir un control, evitar dar un dato, publicar de forma más o menos anónima

– es una lucha de concientización y auto educación en que tenemos que apropiarnos de estas herramientas de doble filo, o las dominamos o nos dominan, existe pues una lucha contra la tecnología

a sabiendas que todo en Internet es público, tierra de nadie, construir desde esa base el criterio de qué subir, para qué, tal vez así, sí sea válido ocupar todos los medios… pero sólo con esa condición.

Lo iremos sistematizando, no andaremos el teléfono encima siempre, al menos nos acostumbraremos a dejarlo fuera de una reunión. Miraremos con suspicacia a quien nos fotografíe, y en alguna instancia no lo permitiremos, o usaremos paliacates.

...

Por eso me parece fundamental subrayar, que podemos ocupar lo digital como medio,

– Pero lo digital no puede quedarse en lo digital.

¿No es ésta la definición de un medio?


COMPARTE

Lo digital no puede quedarse en lo digital, por eso escribo de nuevo desde el CIDECI, es jueves y mi segundo seminario.

El espacio se ve vacío, la semana pasada bullía de todas las artes contra el capital y sus muros, el segundo festival COMPARTE por la humanidad convocaba colores, araucarias, notas musicales como malabares, líricas feministas, exposiciones y hasta tianguis de la calle. Poesía, audiovisuales a raudales. Invisiblemente, se tejían redes. Radio Zapatista y otros medios emitían desde una cabaña de madera, cerca de la cafetería, que es lo único que sigue ahí, impretérito como la sonrisa amable de lxs compas ofreciendo café y pan dulce.

Proyección


Me anoté como asistente el domingo de la inauguración. Fui a ver el programa y me saltó a la vista la proyección de documentales.

CS, el colectivo en el que participo estaba por las mismas fechas presentando Telecomunicaciones Independientes en Resistencia, el documental antes citado, en las capitales centro americanas.

Se me ocurrió que podía ser interesante proyectarlo también en el COMPARTE, dado que tenía adjunta esta convocatoria digital, a cuyas interrogantes siento que puede sugerir ciertas respuestas.

Lo propuse a la programación y se proyectó el día martes por la mañana.
Mi intención fue la de generar un debate para introducirnos en estas problemáticas,
llevando a la práctica el transitar las redes cara a cara,
haciendo uso de la palabra como medio directo para alimentar este diálogo.

Hubo un registro de parte de los medios de las bases de apoyo, quienes hicieron algunas preguntas, y luego la plática siguió en los pasillos con algunxs de los asistentes.

Agradezco acá públicamente a la organización la oportunidad brindada de compartir este material y estas reflexiones. Agradezco a la vida por haber estado justo en Chiapas.

seminario

Pan y café, entro a la sala, reconozco la gran mesa de madera maciza, en una de cuyas patas leí tallado 1994, las sillas de proporciones académicas, en una de las cuales me senté en la sesión pasado por invitación del Doc.

Esa vez en la primera plana estaba impresa esta convocataria del Comparte Digital, y luego de las lecturas, hice uso de la palabra para delinear algunas de estas ideas, que están nutridas también por esa instancia.

Ya se oye leer en tzotzil, esta vez me siento atrás, luego se leen en castellano los comunicados. Análisis de la realidad, diría, a través de la lectura de la actualidad lacandona, mexicana, latino americana y mundial. Finalmente, espacio para la palabra, aunque esta vez no la tomaré, sino que la registraré con el lápiz.

palabra


– El comparte se siente en la piel.

- El comparte reúne el arte de la calle.

- Compartir en grafías la palabra de lxs compas.

- Como la idea de que México es una matriz latino americana, contiene en sí la primera colonia, revolución, república, etc. y narco-estado, como próximo modelo a ser exportado…

Pero reunidos, liberationis conatus causa,

- Aquí tenemos ya un mundo diferente, saboreamos ese otro mundo posible.

- La revolución es la próxima semana, será paulatina, sin triunfo, con ruta, es decir, una revolución permanente.

- Ya se mira el horizonte, pero sigue siendo horizonte.

Se destaca la presencia en este seminario de concejales choles en viaje desde sus comunidades al encuentro del CNI en la ciudad.

– tengo necesidad de que se pudiera vivir la justicia. la justicia es mucho pero se debe vivir.

- es hoy, no tenemos mañana

y la voz de una joven, que impresionada por el festival, dijo

– el Arte es para darle vida a lo muerto.



– ¿Puede el Arte en la red arañar los muros del Capital y herirlo con una grieta, o ahondar y perseverar en las que ya hay?



Otros frentes son más auspiciosos.

Esta nueva economía de la información, con todo lo estructural del capitalismo que reproduce, a la vez construye sobre el capital, innovándolo.

Crea nuevas formas de propiedad. Privatizada la materia, el capital avanza sobre terreno vírgen, como el conocimiento (propiedad intelectual), la vida (propiedad genética), el alimento (semillas, agua), la salud (propiedad intelectual, de nuevo).

No obstante, desde la Ilustración los filósofos ponen el acento sobre las dinámicas de abundancia de las ideas, y la naturaleza colectiva de su construcción.

Éstas cualidades 'naturales’ del conocimiento que podrían resumirse en la libre circulación de la información, en esta sociedad de la información, de hecho constituyen “revoluciones” en el sentido más “marketing” del término, pues vienen a revolucionar mercados (“disrupt”), a reinventar estructuras internas de la economía, y ésto no es nada nuevo, es la consecuencia del avance de la técnica, inventada en función de la optimización del capital, y por lo tanto casi siempre avanzando contra las sociedades, al menos desde que existe el capital.

Sin embargo, estamos ahí, vemos la contradicción, en la fisura todavía tambalean industrias tan importantes como la prensa tradicional, desangrándose por no encontrar su modelo en la economía de la información.
¿Vamos a tomar la inciativa, reformularlas desde los muchas, inventar periódicos ciudadanos colaborativos, organizarnos en redes de medios, crear cultura como un bien común, vamos a tomar la iniciativa?
Las disqueras, la televisión incluso, etc., la educación, todo está en reformulación tras la demolición explosiva de las TICs.
¿Vamos a esperar que algún nerd invente un logo nuevo y haga el negocio del siglo, conviertiéndose en el nuevo monopolio, Don Diario, así como hemos creado a un puñado de Don Internet?

Software Libre

Sin embargo, como naturalmente la única forma de haber construído ésto no es otra que pieza sobre pieza, aún las grandes corporaciones de Internet descansan sobre el inmenso movimiento del Software Libre, que se ecuentra en la raíz de las tecnologías de la información, cuando era desarrollada dentro de las universidades.

Con la creación de la archi conocida licencia GPL y el desarrollo de GNU/Linux, la comunidad del software libre, usando sus herramientas de redes para coordinar trabajo voluntario a distancia y masivamente, se convirtió en una demostración del poder económico de un medio de producción colaborativo.
Éste ha dejado atrás por pura capacidad a grandes corporaciones que han intentado imponer por decenios sus programas propietarios (Microsoft, Apple).
También en la batalla de los navegadores terminaron imponiéndose los estándares comunitarios (por ej. Mozilla) por sobre aquellos corporativos (Internet Explorer).
El software libre es superior simplemente porque tiene más manos encima, más ojos leyéndolo.
Es de esta fuente que vienen a mamar las grandes corporaciones del Internet 2.0, quienes a la vez lo retro-alimentan, financian y desarrollan junto con un multitud de organizaciones e individuos pares.

Telecomunismo

Esta verdadera economía de pares es la punta de lanza de la llamada economía de la información, y es en verdad una clase, una nueva élite técnica, que experimenta una red económica en torno a bienes comunes cognitivos, en forma de sistemas, programas, herramientas, documentación, tutoriales, etc.

En cuanto a clase, es también particular en el que, si bien podría decirse que surge de la burguesía, o de las capas medias calificadas, también hay que reconocer que lo hace en ruptura con ésta , y por su naturaleza técnica, tiene una estructura más bien meritocrática, donde muchos venimos de otras áreas y somos auto-didactas en informática, muchas veces también hemos tomado los teclados porque necesitábamos informarnos por afuera, o comunicar algo, lo que tal vez explique, que siempre existieron y todavía existen vertientes libertarias, pequeñas islas o archipiélagos, piratas de las redes.

En el Manisfiesto Telecomunista, se cita a Marx en el prefacio a Contribución a la Crítica de la Economía Política quien argumenta que:

– “en un punto del estado de desarrollo, las fuerzas productivas de la sociedad entran en conflicto con las relaciones de producción existentes” [...] – “ningún orden social perece antes que todas las fuerzas productivas que entren en su interior se hayan desarrollado; y nuevas y más altas relaciones de producción nunca aparecen antes que las condiciones materiales de su existencia hayan madurado en el útero mismo de la antigua sociedad” (Marx, 1859).

Este libro, traducido por Endefensadelsl, editorial que recomiendo, ...

¿Será posible que dentro de estos nuevos sectores de la economía post capitalista se estén gestando nuevas formas de producción colaborativa entre pares?

(En ese sentido son relevantes ciertos desarrollos strong que tienden hacia la descentralización...)

Aún si existe la posibilidad de crear tal nueva economía, ¿cómo bajar ese modelo equitativo y horizontal, pero superestructural, hasta las bases de la economía, como el cultivo de alimentos, la extracción de materias primas, etc.?

copyleft

Otra grieta producida por el avance de la técnica, que se vuelve contra su creador, se encuentra en la propiedad intelectual, la propiedad, médula del sistema de valores capitalista, intenta avanzar sobre las nuevas riquezas numéricas, maquinando al Estado para criminalizar el compartir material cultural, y mantenernos en del rol de consumidores.

En realidad con ésto sólo intentan oponer resistencia a la avalancha del libre flujo de información desencadenado por las telecomunicaciones, y el hecho que no sólo sea cada vez más fácil replicar y repartir información, libros, videos, música, etc.

Sino que además lxs artistas, que siempre han formado organizaciones de pares, han comenzado también ha publicar sus obras en el dominio pública, en el entendido que su difusión es en beneficio propio, y han encontrado modelos de financiamiento en el espectáculo en vivo (músicos), o por mera convicción.

Existen iniciativas como la de Creative Commons que ha hecho posible adaptar la idea de las licencias libres a los bienes culturales según la legislación de cada país.

Podríamos hablar de tecnología legal, o aún de hackeo de la propiedad intelectual, en cuanto estas licencias la han vuelto contra sí misma, dotándonos de potestad para liberar nuestras obras para el dominio público, o darle permisos granularmente, incluso ser pensadas como herramientas de construcción de bienes comunes anti-capitalistas, como la Licencia de Producción de Pares, sugerida en el mismo Manifiesto Telecomunista, y que usa este texto (lo declaro aquí este texto bajo control obrero).

Éste es un nuevo gallito entre el capital y la sociedad, y aún parece que aquí le podríamos doblar la mano invisible.





Notas



  • * La Agencia Nacional de Seguridad (NSA en inglés), una gigantesca agencia de espionaje de los Estados Hundidos, que cuenta con complejos de edificios y edificios analizando en masa con minería de datos las comunicaciones de gran parte del mundo, por no mencionar que estaba interviniendo ilegalmente no sólo las redes yanquis, sino también las redes internas de grandes corporaciones como Google, y penetrando maliciosamente redes foráneas, o cooptado corporaciones fabricantes de sistemas operativos, productoras de equipos, con su consentimiento o no.
  • * (Por completar…)

Última modificación: 29 de septiembre de 2017 a las 00:43

Hay 0 comentarios

captcha