Tenemos que hablar de Facebook

Durante varios años, hemos estado proveyendo servidores e
infraestructura de comunicación para la izquierda. Hemos hecho todo lo
que estaba en nuestras manos para mantener los servidores seguros y
hemos resistido, usando varios medios, a peticiones de datos de
usuarios por parte de las autoridades.

En resumen: tratamos de ofrecer una forma de comunicación liberadora
dentro del internet capitalista.

Siempre hemos visto internet como un recurso para llevar adelante
nuestras luchas y al mismo tiempo también como un espacio para el
combate político, y hemos actuado en consecuencia con eso. Pensábamos
que la mayoría de la izquierda lo veía de la misma manera. Pero desde
que más y más gente de la izquierda “usan” Facebook (o Facebook los
usa a ellos), ya no estamos tan seguros. Nuestro trabajo político se
ha estado viendo como deficiente y agotador. La comunicación cifrada
con servidores autónomos no se percibe como algo liberador, sino como
algo molesto.

Disneylandia

No nos habíamos dado cuenta de que después de liberar tanto estrés en
las calles y de todas esas largas discusiones en grupo, muchos
activistas parecen tener ese deseo de cotorrear sin parar en Facebook
sobre cualquier cosa y con cualquiera. No nos habíamos dado cuenta de
que, incluso para la izquierda, Facebook es la más dulce de las
tentaciones. De que la izquierda, al igual que cualquiera, disfruta
siguiendo el sutil flujo de la explotación, que no parece hacer daño
y, por una vez, no hace falta resistirse. Mucha gente sufre las malas
consecuencias. Aunque esto les puede permitir prever las fatales
consecuencias de Facebook, no parece hacerles actuar ante ellas.

Es realmente ignorancia?

Hagamos un esbozo del problema. Al usar Facebook, los activistas no
sólo comunican de forma transparente sus opiniones, sus “me gusta”,
etc., sino que las dejan disponibles para ser procesadas. No sólo eso
(y esto lo consideramos mucho más importante), sino que exponen
estructuras y personas que en sí tienen poco o nada que ver con
Facebook. La capacidad de Facebook de barrer la web buscando
relaciones, similitudes, etc. es difícil de comprender por la gente de
a pie. Las luzes hipnotizantes de Facebook acaban haciéndonos
reproducir estructuras políticas para las autoridades y las compañías.
Toda esta información puede ser buscada, ordenada y agregada no sólo
para obtener datos precisos sobre relaciones sociales, personas clave,
etc., sino también para hacer predicciones de las cuales se pueden
deducir regularidades.
Después de los teléfonos móviles, Facebook es
la más sutil, barata y mejor tecnología para la vigilancia.

Son los usuarios de Facebook informantes involuntarios?

Siempre hemos pensado que la izquierda quiere otra cosa: continuar
nuestras luchas en internet y utilizar internet para nuestras luchas
políticas. De eso se trata para todos nosotros (incluso ahora). Por
eso vemos a los usuarios de Facebook como un verdadero peligro para
nuestras luchas. En particular, activistas que publican información
importante en Facebook (con frecuencia sin saber lo que eso implica),
que luego es utilizada cada vez más por las agencias que se dedican a
hacer cumplir la ley. Casi podríamos ir más allá y acusar a estos
activistas de colaboradores. Pero aun no hemos llegado a ese punto.
Todavía tenemos la esperanza de que la gente se de cuenta de que
Facebook es un enemigo político y de que aquellos que usan Facebook la
hacen más y más poderosa. Los usuarios activistas de Facebook
alimentan a la máquina y de este modo revelan nuestras estructuras
(sin ninguna necesidad, sin ninguna orden judicial, sin presión alguna).

Nuestro punto de vista

Somos conscientes de que hablamos desde un punto de vista
privilegiado. Para nosotros, habiendo trabajado durante años (y a
veces incluso habiéndonos ganado la vida) con la red y los
ordenadores, la administración de sistemas, la programación, la
criptografía y muchas otras cosas, Facebook se nos presenta como un
enemigo natural. Y aunque nos consideramos a nosotros mismos como
parte de la izquierda, esto se une al análisis de la política
económica de Facebook, donde los “usuarios” son convertidos en
producto, que es vendido y eso nos vuelve a convertir finalmente en
consumidores. A esto se le llama “generación de demanda”. Nos damos
cuenta de que no todo el mundo vive los pormenores de internet con el
mismo entusiasmo con el que nosotros lo hacemos. Pero el hecho de que
haya activistas que dejan a este caballo de Troya llamado Facebook
que sea parte de su vida diaria, es un signo del alarmante nivel de
ignorancia que existe.

Urgimos a todo el mundo: cierra tu cuenta de Facebook! Estás poniendo
a otros en peligro! Actúa en contra del monstruo de los datos!

Además: Abandona el correo de Yahoo! y similares. Abajo con Google! En
contra de la retención de datos! Por la neutralidad de la red!
Libertad para Chelseay Manning! Larga vida a la descentralización!

Combate el capitalismo! También (y especialmente) en internet! Contra
la explotación y la opresión! También (y especialmente) en internet!

Pon nerviosos a tus compañeros. Déjales claro que alimentando a
Facebook han elegido el lado equivocado!

nadir, 10/2012

http://hackcoop.com.ar
RetroImprenta sin DRM
Biblioteca popular de Barracas, Bs. As.

El Cerro, Mtvdeo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *